El traspaso de información a Ecuador por la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht generó, casi inmediatamente, una serie de allanamientos y detenciones ordenadas por la Fiscalía del Estado pero, de paso, también agitó el ambiente político en el país.