Dos personas permanecen detenidas por el presunto asesinato de David Romo, joven desaparecido desde el pasado 16 de mayo del 2013.  

Se trata de una pareja de esposos que eran dueños de una clínica ilegal para la rehabilitación de personas con adicciones en el sector de la Pisulí, un barrio del noroccidente de Quito.