Expertos de una universidad australiana revelan los dos perfiles personales típicos de los 'megamentirosos'.