La cuestión de los hinchas violentos supone un problema "inflado" y "minúsculo" con respecto a la preparación del próximo Mundial de fútbol, que se disputará del 14 de junio al 15 de julio de 2018, en Rusia, aseguró este jueves el vicepresidente del Comité de Organización, Alexander Djordjadze.